Mindfulness y Amor: Encuentra el Gran Amor de tu Vida

¿Qué relación tienen el mindfulness y el Amor? Aquí te lo explico y te regalo una meditación.

Mindfulness y Amor: Encuentra el Gran Amor de tu Vida

Si en estos momentos sufres por Amor, tanto si tienes pareja como si no, en este artículo te doy las claves de cómo el mindfulness puede ayudarte…

 

Hola, ¿cómo estás?

Ya estamos a las puertas de marzo, y, acabando este mes de febrero que, no sé si porque es más corto, o porque llega después de mucha actividad, siempre pasa volando, ¿verdad?

Por si no lo sabías, en nuestro Calendario Consciente “Un Año de Mindfulness” (UAM), este mes de febrero lo dedicamos al Amor y la Pareja Conscientes, y, precisamente de este tema te voy a hablar.

El Amor me parece un tema de los que causa más sufrimiento y más infelicidad, tanto a las personas que tienen pareja, como a las que no la tienen y, por este motivo, quiero dedicarle una atención especial este mes.

 

La búsqueda del Amor:

 

No sé si lo sabes, ni si te has parado a pensarlo con calma, pero, por si no te habías dado cuenta todavía, déjame decirte, por mucho que te duela que, nadie va a ser capaz de darte lo que no seas capaz de darte tú a ti misma.

Si echas en falta más Amor en tu vida y lo estás buscando, déjame decirte que, por más y más que busques, éste no va a llegar a tu vida, si no te lo das tú a ti misma primero.

¿Sabes por qué? Porque si tú misma no te quieres y no te sientes digna y merecedora del Amor de otra persona, cuando alguien sienta algo por ti y te manifieste su Amor, tú vas a sentir que no puede ser verdad y vas a desconfiar de que sea un sentimiento auténtico. Y, de esa forma, en lugar de atraerlo, lo vas a espantar de tu vida.

En esos casos, por desgracia, es cuando llegan los celos, las sospechas y la desconfianza. Y, no sé si lo sabes, pero, cuando te pasas todo el tiempo pensando en eso, acabas por atraerlo y hacerlo realidad.

La mayoría de los casos, cuando buscamos el Amor desesperadamente, cuando sufrimos porque no lo encontramos, o porque lo acabamos de perder, o porque nuestra pareja no nos lo da como queremos, lo que en realidad estamos haciendo es exigirle a la otra persona que nos dé ese Amor que nos falta y que tanto necesitamos.

Le pedimos a la otra persona que nos llene de Amor, que nos colme de algo que sentimos que no tenemos y que tiene la obligación de darnos, como pareja nuestra que es. Y, en realidad, lo que conseguimos es cargar sobre la espalda del otro una responsabilidad asfixiante que, la mayoría de las personas, lógicamente, no están dispuestas a asumir.

Y, claro, termina por ir mal.

O, si no tenemos pareja, pero, nos atrae alguien, cuando esa persona se da cuenta de lo que esperamos de ella, se asusta y desaparece de nuestra vida, sin ni siquiera darnos la oportunidad de conocernos mejor, ni empezar nada.

Queremos tener amor y, en realidad, lo estamos espantando y terminamos por alejarlo y perderlo, a veces, para siempre.

De todo esto y de muchas más cosas nos habla el terapeuta transpersonal Francisco Javier Gutiérrez en la Charla Mindful que tuvimos este mes. Si no has tenido todavía la oportunidad de verla, te la recomiendo mucho, porque, seguro que te vas a llevar ideas muy enriquecedoras que te van a sorprender mucho.

Puedes ver la Charla Mindful con Francisco Javier AQUÍ 

 

El proceso del Amor va de dentro hacia afuera y no al revés:

 

Para atraer el Amor y tenerlo en tu vida, primero, debes de sentirlo tú por ti misma. Solo entonces, cuando estés llena de Amor y te sientas plena y feliz, podrás recibirlo abundantemente y con total confianza, porque, como ya lo sentirás en ti, no necesitarás a nadie que venga a dártelo y a llenarte de él.

Eso, no será necesario, porque tú misma, ya te sentirás llena y, por lo tanto, no lo necesitarás, no lo pedirás, no lo exigirás.

Es decir que, el proceso es de dentro hacia afuera, y no al revés.

Tú te das todo el Amor del mundo a ti misma. Lo sientes incondicionalmente. Te sientes llena de Amor, porque tú ya eres Amor. Y, por lo tanto, eres digna de ser amada y merecedora de todo el Amor del mundo.

Y, cuando te sientes así, vibras en ese Amor, irradias Amor, y eso es lo que atraes a tu vida, de forma natural.

Ya no sientes que nadie necesite darte nada. Ni tú tampoco tienes la necesidad de andar contentando, ayudando y satisfaciendo a todo el mundo, (aunque, en el fondo, realmente, no quieras hacerlo), porque ya no necesitas que te quieran desesperadamente. Ahora ya no tienes miedo de no ser querida. No te sientes así, porque tú misma te quieres y te valoras muchísimo. Y esa es la gran diferencia.

En lugar de ser una mendiga del Amor, sabes que tú eres Amor y que está en ti, por lo que no necesitas que nadie te lo dé.

Como te aceptas a ti misma incondicionalmente, puedes hacer lo mismo con los demás. Ya no necesitas que nadie sea como tú deseas, ni que se comporte como tú quieres, sino que la otra persona se siente libre de ser como realmente es y de comportarse como realmente desea, sin obligaciones, ni cargas por tu parte que no desea.

Y, al comportarte así, resultas amorosa, agradable y atrayente a los ojos de los demás y, entonces, se sienten a gusto a tu lado y abiertos a conocerte mejor y a compartir.

Es en ese clima de respeto y aceptación cuando un Amor de verdad puede florecer y crecer. ¿Ves la enorme diferencia?

 

El Amor más importante de tu vida:

 

Por si todavía no te habías dado cuenta, el Amor más importante de tu vida, el Gran Amor de tu Vida, eres tú misma. Hablamos de tu Amor Propio, de tu Autoestima, de tu propia Aceptación Plena e Incondicional.

Y, ojo, aceptarte incondicionalmente no significa que todo lo que hay en ti te guste. Significa que aceptas que tú eres como eres, con tus luces y tus sombras. Con tus cosas positivas y negativas. Con lo que te gusta y con lo que no te gusta de ti. Aceptas que tú eres así, que eres esa persona AHORA.

Y, mágicamente, solo en el momento en el que te aceptas, y no antes, es cuando puedes empezar a transformarte y a cambiar lo que no te gusta de ti.

Por ejemplo, si tienes un problema de sobrepeso, solo cuando aceptes que lo tienes, podrás empezar a hacer algo para transformar tu peso. Mientras lo niegues, lo ocultes, lo rechaces, te engañes a ti misma y no quieras verlo, seguirás con tu sobrepeso o, incluso, es muy posible que lo empeores.

En lugar de decir: “Estoy gordísima y odio mi cuerpo. No quiero pesarme, porque me pone mala verlo. Ya lo cambiaré en algún momento. Pero, ahora, voy a esconderme detrás de ese vestido ancho y largo, y voy a seguir comiendo lo que me dé la gana. Total, ya qué más da un kilo más o menos…”

Se trata de decir: “De acuerdo, yo soy “Fulanita” y, en estos momentos, peso X kilos, y este peso no es el adecuado para mi edad, altura y condición física. ¿Qué puedo hacer a partir de hoy para mejorar esta situación?”.

¿Ves la gran diferencia? En el primer caso, no aceptamos lo que somos y en el segundo sí.

 

Tú YA eres Amor:

 

La energía del Amor es la energía de la Vida. Solo por el hecho de existir y de estar viva, ya, todo el Amor del mundo está en ti, vive en ti, se transmite y se siente a través de ti.

No necesitas buscarlo. No necesitas recibirlo. No necesitas darlo, para que otro te lo dé a cambio.

Tú YA eres Amor, aunque aún no te hayas dado cuenta. Formas parte de esa fuente inagotable de vida que ya está en ti.

Solo necesitas ser consciente de ello, para darte cuenta de lo maravillosa que eres y de que eres digna de todo el Amor del mundo, porque tú ya lo tienes. Tú eres el Amor. El Amor vive en ti y siempre está contigo.

En cuanto descubras eso, ya jamás volverás a sufrir más por desamor.

Sufrir por desamor es tener miedo a no ser suficiente, a no recibir suficiente, a no tener suficiente…

Pero, si te sientes plena, si te aceptas incondicionalmente y sientes que mereces todo el Amor del mundo, pero, que no tienes que pedirlo, porque ya vive en ti, diluyes el miedo, lo espantas, lo alejas de tu vida, y crece tu confianza y el Amor que sientes por ti.

Y como tienes tanto, lo puedes dar también incondicionalmente, de forma natural.

El Amor es el único bien que cuanto más se da, más crece y se multiplica. Y, también, cuanto más das, más recibes. Pero, no lo damos para recibir, lo damos porque nos brota natural y espontáneamente con cada acto que hacemos, cada palabra que decimos, cada paso que damos.

Para ayudarte a que sientas todo el Amor dentro de ti y transmitirte ese conocimiento maravilloso, he creado, especialmente para este mes, una meditación que espero que te guste: La Meditación del Amor. 

Puedes escucharla en mi Canal de Ivoox “En la Crisálida”. Espero que te guste mucho 🙂

 

 

Mindfulness y Amor:

 

Seguramente, te estés preguntando qué relación pueden tener el Amor y el mindfulness…

Te lo explico enseguida…

El mindfulness me ayuda a darme cuenta y a ver lo que, hasta ahora, no he querido, no he sabido, o no he podido ver.

Y, en segundo lugar, después de verlo, me ayuda a aceptarlo y a reconocer que eso es así y no como a mí me gustaría, o como debería de ser, o como los demás esperan que sea. (¿Recuerdas el ejemplo del sobrepeso?).

Y, cuando hemos visto y hemos aceptado, entonces, y solo entonces, es cuando podemos cambiar y transformar de nosotras, lo que esté en nuestra mano cambiar.

Y, ahora, seguro que te estás preguntando: ¿Y qué tiene que ver todo esto con el Amor?

¡Pues, muchísimo! Si no sabes quién eres, si no te ves y te niegas a ti misma, si no te aceptas, seguramente, es porque no te quieres nada a ti misma y tu autoestima está por los suelos.

Y, en ese caso, también es muy posible que sufras de dependencia emocional, es decir, que necesites que los demás te quieran, para sentirte querida, porque tú misma no puedes hacerlo. ¿Me equivoco?

Y, en ese caso, casi con toda probabilidad andarás por las esquinas mendigando todo el Amor que sientes que te falta, como te explicaba más arriba.

En cambio, cuando aprendes a aceptarte incondicionalmente, puedes llegar a transformar tu vida y a SER quien realmente deseas ser.

Y, en ese momento, puedes amarte y aceptarte incondicionalmente. Y, de la misma manera, puedes amar y aceptar incondicionalmente al otro, tal y como es.

Ya no quieres cambiarlo para que sea como tú desearías que fuera. Y tampoco quieres ser quien en realidad no eres para que el otro te quiera.

Ese juego tóxico termina y, en ese momento, estás creando el espacio necesario para que surja el AMOR con mayúsculas.

Para mí, Amor y Aceptación Incondicional, son la misma cosa. Y se llega a ello a través del mindfulness.

 

Conclusiones:

 

  • Empieza por darte cuenta de cómo están las cosas ahora mismo en tu vida DE VERDAD, no como te gustaría que estuvieran.
  • Acepta que las cosas son así, aunque no te gusten, y no de otra manera.
  • Cambia y transforma lo que necesites cambiar en tu vida para ser quien realmente eres y tener la vida que realmente quieres.
  • Acéptate a ti misma incondicionalmente. Y, cuando lo consigas, podrás también hacerlo con las personas que se te acerquen.
  • Date cuenta de que tú ya eres Amor y de todo el Amor que vive en ti. Vibra en ese Amor, transmite ese Amor, mira con los ojos del Amor, sé EL AMOR, y eso será lo que atraerás a tu vida. Lo contrario del Amor es el miedo. Si le permites al Amor expresarse con plenitud, el miedo desaparecerá.
  • Conviértete tú misma en el tipo de persona que quieres en tu vida, y eso será lo que atraerás.

 

Pues hasta aquí este artículo sobre el Amor que, en mi opinión, trae mucha sustancia.

Te confieso algo: me ha encantado escribirle y darme cuenta de todo lo que ha cambiado en mi vida y de qué diferente es ahora mi visión del Amor de la de hace unos años, cuando para mí, era solo sinónimo de dolor y sufrimiento.

Cuéntame: ¿Te ocurre a ti lo mismo? ¿Tienes Amor de verdad en tu vida? ¿Estás feliz en tu piel, en tu cuerpo, en tu vida y te quieres y te aceptas incondicionalmente?

Si no es así, sé lo que se siente y lo muchísimo que se sufre. El desamor, la baja autoestima y la dependencia emocional son muy duras de llevar y nos traen mucho dolor a nuestra vida. Pero, te aseguro que se puede cambiar. Si yo lo he hecho, tú también puedes hacerlo.

Muy pronto te hablaré más de ese tema, pero, mientras tanto, me encantará que me dejes tus comentarios a continuación.

Y, si lo que te he compartido te ha gustado y crees que le puede ayudar a otras personas, te agradeceré muchísimo que lo compartas, para que, entre todas, podamos ayudar a más personas que lo están pasando mal con este tema 🙂

Nos vemos muy pronto de nuevo por aquí, con más cositas que sé que te gustan 😉

¡Muchísimas gracias por acompañarme! Me siento muy feliz por ello 🙂

¡Te mando un abrazo enorme!

Me llamo Ana Costa y mi misión es ayudarte a que escuches tu voz interior, a que seas fiel a ti misma, a que descubras quién eres, quién quieres SER y qué vida quieres llevar.
Quiero que alejes de tu vida el estrés, el miedo, la frustración y la baja autoestima y que aprendas a construir por ti misma, la vida serena, segura y feliz que deseas.

Te espero en zonamindful.com, tu Zona Libre de Estrés.
¿Me acompañas?

Accede aquí al Mini-Curso Gratuito “Aprendiendo a Parar” .

Descárgate aquí mi Regalo “Un Año de Mindfulness” .

2 Comments
  • Benghi
    Posted at 20:22h, 27 marzo Responder

    Que lindo articulo Ana! Lleno de AMOR!!.. Pues si, a veces el mayor reto es tenernos ese amor incondicional continuamente, a pesar de las circunstancias…es un tema para mi a darle muchas vueltas, aterrizar esos conocimientos al corazón y aplicarlo al día a día.., usar’e la meditación que compartes. Gracias !!!

    • Ana Costa
      Posted at 19:41h, 04 abril Responder

      Querida Benghi, ¡qué alegría verte por aquí!

      Muchísimas gracias por pasarte por mi casa digital, que también es la tuya, y por compartir tus impresiones 🙂

      En mi opinión, dices algo muy importante, a tener muy en cuenta, pues creo que es precisamente donde está la clave: el Amor incondicional no depende de nuestras circunstancias, y no cambia, a pesar de ellas, precisamente porque es incondicional. Es decir, que está siempre ahí, pase lo que pase, sin condiciones.
      Está ya en nuestro corazón, aunque, a veces, lo estemos pasando tan mal, que nos resulte difícil sentirlo o aplicarlo, como comentas.
      Sin embargo, solo tenemos que darnos cuenta de las trampas de nuestra mente, de todos esos pensamientos invalidantes y saboteadores que nos invaden y nos torturan, pero que, en realidad, no tienen razón y son solo fruto de nuestros miedos y creencias negativas tan arraigadas, para descubrir que tanta negatividad y sufrimiento no pueden tener razón.

      Y, cuando somos capaces de darnos cuenta de esos pensamientos perturbadores, con la distancia apropiada, para no identificarnos con ellos, entonces, podemos ver que nosotros no somos nuestros pensamientos, sino la conciencia que los piensa.
      Y, yendo más al fondo, más al interior, más al presente, descubriremos que, en realidad, el Amor está ahí y siempre ha estado, porque está en nosotros, ya que forma parte de nuestra esencia, la vida que nos recorre.

      Cuando descubramos que somos Amor, y que no es necesario esforzarse para saberlo, entonces, todo se volverá simple y fácil y ya no habrá lugar para la duda y el miedo.

      Gracias a ti por recordarlo, Benghi. Tú también, con tu precioso proyecto, realizas una grandísima labor llena de Amor y Luz para tantas personas que lo necesitan.
      Me siento feliz de conocerte y de compartir contigo tan bella misión 🙂

      ¡Un abrazo inmenso, preciosa!

Post A Comment

Responsable: Ana María Costa García (yo misma).

Finalidad: Enviarte mis nuevos contenidos y propuestas que puedan interesarte (jamás spam).

Legitimación: Tu consentimiento.

Destinatarios: Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Active Campaign, (proveedor de email marketing de zonamindful.com), fuera de la UE en EEUU. Active Campaign está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, cuya información está disponible aquí, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Ver Política de Privacidad de Active Campaign (https://help.activecampaign.com/hc/en-us/articles/218789997-Privacy-Policy).

Derechos: Por supuesto, tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies