Mindfulness y dinero: ¿Cómo te puede ayudar el mindfulness a ser más abundante?

Mindfulness y dinero: ¿Cómo te puede ayudar el mindfulness a ser más abundante?

Descubre cómo la práctica del mindfulness te puede ayudar a cambiar tu mentalidad para ser más rica y abundante en tu vida.

 

Hola, ¿cómo estás?

Hoy vengo con un tema de esos “calientes” que sé que gozan de gran controversia y que generan Amor y Odio a partes iguales.

Me refiero al dinero, ese bien tan deseado, y a la vez también tan repudiado por muchos, aunque sea de una manera inconsciente.

Por ser este mes uno tan especialmente difícil para la economía, después de los grandes estragos consumistas de las Fiestas, y también, precisamente por ese “rechazo inconsciente” que muchas veces envuelve al dinero y a la riqueza, a pesar de ser tan necesario e importante en nuestra vida (y, lo reconozco, a mí también me ha pasado) es por lo que he decidido escribir este artículo, además, coincidiendo con el tema estrella de este mes en nuestro Calendario Consciente “Un Año de Mindfulness” (UAM), en el que, como sabes, hablamos de la Riqueza Consciente.

 

Tus pensamientos sobre el dinero:

 

Me gustaría iniciar mi artículo con esta pregunta, pues creo que es el verdadero meollo de la cuestión:

¿Qué piensas exactamente sobre el dinero?

Obsérvalo detenidamente, y responde con absoluta sinceridad y honestidad. Es posible que te sorprendas con la respuesta.

Pero, déjame darte una pista que, seguramente te ayude y que necesita de otras preguntas…

¿Tienes problemas económicos?  ¿Te cuesta llegar a fin de mes? ¿Te cuesta mucho conseguir dinero y, cuando por fin lo haces, se te escapa enseguida de las manos, como la arena entre los dedos? ¿Parece que no puedas nunca conseguir más de una determinada cantidad, como si hubiera una especie de barrera o bloqueo que te impide ganar o conseguir más?

Si has respondido que SÍ a alguna de esas preguntas, o a todas, entonces, querida mía, déjame decirte que, es muy probable (por no decir seguro) que tengas alguna creencia negativa inconsciente sobre el dinero que te está frenando y que te impide generar abundancia en tu vida.

Parece algo muy sorprendente, ¿verdad? Sin embargo, obsérvalo y piénsalo detenidamente y, posiblemente, descubrirás que es así…

Por ejemplo: ¿Podría ser que asociaras el dinero a algo sucio o feo? ¿A la corrupción? ¿Al dominio? ¿Al poder y sometimiento de unos pocos sobre la mayoría? ¿Has pensado que, la mayoría de los que tienen mucho dinero, seguramente, lo han conseguido por medios ilícitos o poco éticos? ¿Crees que el dinero corrompe y que las personas que logran tener mucho, de alguna forma, acaban por cambiar y hacerse “malas personas”?

¿O has recibido este tipo de mensajes en tu casa, asociando el dinero con cosas negativas?

Como por ejemplo:

  • “El dinero cuesta mucho de ganar y muy poco de gastar”.
  • “Hay que ahorrar y guardar hasta la última peseta, que no se sabe lo que puede pasar”.
  • “Piensa muy bien en qué gastas tu dinero, que, una vez gastado ya no vuelve”.
  • “Consigue un trabajo de provecho que te dé suficiente para vivir”
  • “Mejor pobre, pero, honrado”.
  • “Este nivel de vida no es para nosotros. Gracias a que, al menos, podemos tener lo más básico y necesario”.
  • “Por suerte, nunca tendremos esos dolores de cabeza y esas preocupaciones que tienen las personas tan ricas”.

 

¿Te suena alguno de esos mensajes? Si la respuesta es SÍ, entonces, seguro que tienes creencias negativas asociadas al dinero y eso, sin duda, está influyendo en tu economía, más de lo que podría parecerte.

Te cuento mi caso:

En mi familia, desde siempre, el hecho de ganar dinero estaba asociado siempre al esfuerzo. Sonaban siempre frases del tipo “ganarlo con sudor y lágrimas”, “cuesta mucho de ganar”, “es muy difícil conseguir mucho dinero y hay que trabajar muy duro”,”el dinero no cae de los árboles”, “el dinero no se puede pintar”, etc., etc.

De manera que yo, sin darme cuenta, tenía eso tan incorporado en mí que, a la hora de conseguir generar abundancia en mi vida, sentía que debía de esforzarme muchísimo. Era algo que tenía que ser difícil y costarme mucho esfuerzo, o, si no, seguramente, no dejaría sus frutos.

Y, entonces, adivina lo que hacía. Sí, lo has adivinado… Matarme y esforzarme hasta lo humanamente imposible, para sentir que, realmente, merecía ganarme ese dinero de verdad.

Y, si por alguna de aquellas “casualidades” de la vida, me llegaba alguna cantidad de forma fácil y rápida, adivina qué pasaba… Pues que la perdía enseguida. Pasaba algo que hacía que, igual que llegaba rápido, se fuera igual de rápido: algún gasto imprevisto, o alguna cosa importante en la que sentía que debía de gastarlo sí o sí.

Era como si sintiera que, ya que me había llegado tan fácilmente, no era “de verdad”, no era real, y, por lo tanto, debía de gastarlo también rápida y fácilmente, porque no podía ser para mí.

Yo no merecía ganar dinero de manera fácil y rápida y cuando lo hacía, debía perderlo. ¿Ves la trampa?

Entonces, por supuesto, siempre tenía problemas económicos. Nunca llegaba a esforzarme lo suficiente o a hacer lo necesario para generar bastante, a pesar de estar absolutamente agotada y de matarme hasta lo insoportable para conseguirlo.

Ahora piensa si, detrás de tus problemas económicos puede haber algo de eso, y si a ti también te están afectando tus creencias negativas sobre el dinero más de lo que crees.

 

La relación entre lo que piensas y lo que atraes:

 

A estas alturas, si has realizado el ejercicio que te proponía de darte cuenta de lo que piensas exactamente acerca del dinero, ya te habrás dado cuenta de que, lo que piensas está directamente relacionado con lo que atraes.

Si estás siempre preocupada por el dinero, paradójicamente, tendrás cada vez más motivos para preocuparte.

¿No te ha pasado que te surge un gasto grande imprevisto que te deja bajo mínimos y que hace que te preocupes muchísimo y, entonces, automáticamente, de pronto te llegan varios más que te dejan aún peor?

¿O que sufres mucho por un gasto con el que no contabas y, cuando menos te lo esperas, te llega otro de donde menos pensabas que llegaría?

¡A mí sí! Demasiado a menudo como para pensar que era una simple casualidad…

Es decir, que si siempre piensas en carencia, en lo que te falta, en lo que pierdes, eso es lo que atraerás siempre a tu vida.

Pero, la buena noticia es que, ¡al revés también funciona! Más adelante, te explico qué puedes hacer para cambiar tu situación y darle la vuelta.

Pero, sigue leyendo, que aún hay un par de reflexiones más que quiero proponerte…

 

¿Qué hay detrás de tus problemas de dinero?

 

Si todavía no lo sabes, te lo digo yo:

  • Apego y dependencia a lo conocido por MIEDO al cambio y a salir de tu zona de confort. Te conformas con lo poco que tienes, porque temes que, si te arriesgas, llegues a estar peor.
  • MIEDO a no ser capaz de generar más ingresos. MIEDO a no saber gestionarlos si, finalmente esos ingresos llegan.
  • Creencias erróneas y negativas relacionadas con el dinero. Lo que te comentaba más arriba… Es decir, relacionarlo con el esfuerzo, la corrupción, la ilegalidad, la dificultad, el no-merecimiento, etc…
  • Herencia de lo que hemos visto y vivido en casa desde pequeños y de lo que nos han inculcado. También del momento histórico y social que nos ha tocado vivir. Si hemos atravesado una posguerra, o una crisis económica profunda, eso, sin duda, nos habrá afectado mucho. Todo el tiempo recibimos mensajes de lo mal que está la situación, de lo complicado que es salir de ello, de todos los problemas graves que tienen muchas empresas y personas, y eso se transmite y se contagia y acabamos sintiendo que es real también para nosotros, aunque no sea así.

 

¿Qué nivel de riqueza sientes que mereces?

 

Te voy a contar algo importante: Tanto si sientes que mereces mucho, como si sientes que mereces poco, eso es lo que tendrás.

Al final, inconscientemente, atraemos lo que sentimos que merecemos.

Por ese motivo, es tan importante darnos cuenta de cuál es nuestra mentalidad, y ahí es donde el mindfulness nos puede ayudar: a prestar atención, a observar, a ser conscientes de lo que pensamos y de lo que sentimos con respecto al dinero y la riqueza.

Observa en ti todo lo relacionado con la riqueza y la abundancia en tu vida y date cuenta de si estás teniendo una mentalidad de escasez, o una mentalidad de abundancia, porque, precisamente ahí es donde está la clave de todo.

Precisamente tu mentalidad es lo más importante para poder cambiar tu situación.

Para que te quede perfectamente claro en qué mentalidad estás exactamente, te comparto una infografía que te servirá mucho. Puedes guárdartela (Haz clic con el botón derecho y pinchas en “guardar imagen como”) y descargártela, para tenerla siempre cerca y trabajar en ello más profundamente.

Y, sobre todo, espero que te ayude mucho.

Para mí fue toda una revelación descubrir mi mentalidad y fue lo que más me ayudó a cambiar las cosas.

Y, ahora, he de decir que todavía no tengo el nivel de abundancia que deseo en mi vida, pero, ya he conseguido sentir que lo merezco y, gracias a ese trabajo interior, las cosas han empezado a cambiar en mi vida y ya no tengo, ni de lejos, los grandes apuros económicos que tenía hace solo unos pocos meses, sino que, ahora, por fin, empiezo a generar y a recibir cada vez más.

Y, lo más bonito de todo es que me siento muy bien y creo que, gracias a ello, podré llegar más lejos con mi proyecto y, de ese modo, ayudar a más personas que me necesitan 🙂

Quiero, de corazón, lo mismo para ti. Así que, aquí tienes lo más importante para iniciar ese cambio crucial en tu vida.

 

 

 

Otras claves que te ayudarán a cambiar tu situación:

 

Te comparto algunas ideas más que considero que son muy valiosas y que te pueden ayudar:

  • Suelta y libera lo que ya no necesites, para dejar espacio a nuevas cosas importantes en tu vida. Lucía Terol nos explica eso muy bien en la Charla Mindful que tuvimos hace poquito. Si no has tenido ocasión de verla, te recomiendo que no te la pierdas, que te dará claves muy valiosas e interesantes.
  • Cambia tus creencias negativas sobre el dinero. Si ya te has dado cuenta de que las tienes, es el momento de hacer algo. Piensa que el dinero no es bueno ni malo. Solo es energía. Tú decides en qué lo empleas. Date cuenta de todo el bien que podrías hacer y de todo el valor que podrías aportar, si tuvieras más. Conecta con eso y cambia lo que necesites cambiar, para sentirlo de verdad como real en tu vida.
  • Aprende a ser positiva y a no preocuparte continuamente por lo que te falta, o lo que no llega, pues, de esta forma solo agravarás tu situación. Si te centras en lo que ya tienes y en cómo puedes generar más, verás como te irá mucho mejor.
  • Gasta con conciencia, dándote cuenta de si es algo que realmente necesitas, o si es solo un impulso. Aquí, de nuevo, la práctica del mindfulness puede ayudarte mucho a darte cuenta de ello.
  • Reduce tus gastos con cabeza y aumenta tus inversiones. Gastar es poner tu dinero en algo que se termina y que no te genera ningún beneficio. Invertir, es ponerlo en algo que da frutos y te hace crecer. Date cuenta de lo que haces tú y cambia tu situación.
  • Distribuye tus gastos de forma inteligente y no te ahogues a ti misma. No te endeudes, no gastes lo que no tienes, sé consciente de en qué pones cada euro y por qué. Cuando sabes exactamente en qué se va tu dinero, puedes administrarte mucho mejor y no derrochar innecesariamente, e incluso ahorrar. De nuevo, mindfulness para ser conscientes.
  • Elabora un plan para eliminar tus deudas lo antes posible y no te vuelvas a endeudar más. Las deudas y sus intereses son lo que más rápidamente se comen tus ingresos, así que no caigas más en esa trampa.
  • No bloquees el dinero. Es energía y debe estar en circulación. Guardado en un cajón o en una cuenta bancaria, no te sirve para nada. Para eso, daría lo mismo que pusieras una piedra en su lugar. Inviértelo en cosas que te hagan crecer y te ayuden a transformarte en una persona más fuerte, más libre y más capaz de generar más.
  • Rodéate de personas abundantes y plenas y aléjate de las que solo se quejan y están siempre en la carencia y la escasez. Dicen que acabamos siendo como las 5 personas con las que más tiempo pasamos. ¿Tú con quién estás más? ¿Esas personas te ayudan a transformarte en tu mejor tú y a crecer? Ahora, actúa en consecuencia y decide a quién eliges en tu vida. Y, ojo, no me refiero a que te juntes con personas ricas y te alejes de personas con problemas económicos. Me refiero a que escojas en tu vida a personas generosas, positivas, honestas, que te aportan, te apoyan incondicionalmente y te ayudan a ser tu mejor tú. Eso también es abundancia.
  • Agradece todo lo que ya tienes y sé consciente de lo rica que ya eres y de lo afortunada que es tu vida, en lugar de ver solo lo que no tienes y lo que te falta. Tienes todo lo que necesitas para cubrir lo más básico y eso, desgraciadamente, es mucho más de lo que pueden decir millones de habitantes del planeta. Y ahora, ¿qué vas a hacer tú para cambiar la situación, no solo para ti, sino también para ayudar a otros a conseguirlo?
  • Y esta es quizás, la más importante: CONFÍA. En ti, en tus capacidades para generar lo suficiente. En la vida para traerte todo lo que necesitas. Si actúas desde el Miedo, atraerás escasez y carencia. Si actúas desde el AMOR, atraerás abundancia y riqueza. Siente dentro de ti con total convicción que tienes todo lo que necesitas para generar la abundancia que mereces y que lo harás.

 

Para ayudarte a reflexionar en todo ello, a darte cuenta de tu situación actual y a pensar en todo lo que puedes hacer por mejorar, he elaborado una meditación sobre este tema, especialmente para ti.

Puedes escucharla ahora en mi canal de Ivoox. Espero que te guste y que te ayude mucho 🙂

 

 

Conclusiones:

 

Date cuenta de lo que piensas y sientes con respecto al dinero, la riqueza y la abundancia (no solo de dinero, sino de lo que sea en tu vida: Amor, trabajo, amistad, oportunidades…) y sé consciente de cómo eso te está condicionando y afectando muy negativamente.

Cambia tu mentalidad y pasa de una de escasez y carencia a una de abundancia.

Agradece lo que ya tienes, en lugar de quejarte por lo que te falta. Mira el vaso medio lleno, y no medio vacío.

Confía. En ti, en tus posibilidades, en la vida. Si en algún momento lo llegas a pasar muy mal, seguro que encuentras una solución y que puedes salir de ello con bien. Quítate las gafas de verlo todo negro y de no ver salidas, ni opciones, y ponte las rosas de ver todas las amplias posibilidades que se despliegan ante ti, cuando crees y sientes que puedes 😉

 

Pues hasta aquí este artículo que me ha encantado escribir, porque me ha permitido darme cuenta de mi propio cambio y evolución.

Espero que te guste y te ayude mucho a cambiar tu situación económica, si ésta no te gusta, y que te ayude a transformarla en la que deseas y mereces. ¡A mí me haría inmensamente feliz que lo consiguieras!

Me encantará saber qué opinas de todo esto y que me dejes tus comentarios. ¿Qué creencias tienes tú sobre el dinero y cómo te va a ti con este tema? ¿Te has dado cuenta de cuál es tu mentalidad? ¡Me encantará que me lo cuentes!

Y, si crees que este artículo le puede ayudar a alguien, por favor, no dejes de compartirlo.

¡Muchísimas gracias!

Nos vemos muy prontito con mis propuestas para febrero, que ya están a la vuelta de la esquina 😉

Un abrazo inmenso y abundante como tú 🙂

MUAKSS

Me llamo Ana Costa y mi misión es ayudarte a que escuches tu voz interior, a que seas fiel a ti misma, a que descubras quién eres, quién quieres SER y qué vida quieres llevar.
Quiero que alejes de tu vida el estrés, el miedo, la frustración y la baja autoestima y que aprendas a construir por ti misma, la vida serena, segura y feliz que deseas.

Te espero en zonamindful.com, tu Zona Libre de Estrés.
¿Me acompañas?

Accede aquí al Mini-Curso Gratuito “Aprendiendo a Parar” .

Descárgate aquí mi Regalo “Un Año de Mindfulness” .

4 Comments
  • Annabella azurdia
    Posted at 01:47h, 06 febrero Responder

    Hola Ana, gracias por el artículo porque me he dado cuenta de una creencia sobre este tema que es muy importante y era inconciente: las personas que tiene dinero son infelices. Así que ya estoy trabajando para eliminarla. Un abrazo.

    • Ana Costa
      Posted at 07:59h, 08 febrero Responder

      Hola, Annabella.

      Muchísimas gracias por pasarte por aquí y dejar tu comentario.
      Me alegro mucho de que mi artículo te haya gustado y te haya ayudado a darte cuenta de esta creencia tuya sobre el dinero.

      Es cierto que, muy a menudo, tenemos creencias negativas inconscientes que nos están saboteando sin querer, y que no podemos desactivar hasta que no nos damos cuenta de que están.
      Observar en qué área de nuestra vida estamos teniendo problemas (el dinero y la economía es solo una de las muchas posibles), es el primer paso para sospechar que detrás de ellos es muy probable que estemos teniendo alguna creencia limitante que nos está saboteando.
      Darnos cuenta de que es así y, gracias a ello, trabajar para cambiarlo, es la clave para empezar a mejorar nuestra situación, y, muy a menudo, no es nada fácil.
      Así que, enhorabuena por tu gran descubrimiento, Annabella, y felicidades por tu gran trabajo en este tema.
      Verás como, muy pronto, tu situación económica mejora 😉

      ¡Gracias de nuevo por compartirla aquí con todos!

      Te mando un gran abrazo, guapísima 🙂

  • Pilar Herráez
    Posted at 10:25h, 13 febrero Responder

    Hola Ana!
    me ha encantado tu post. Yos soy muy consciente de las creencias negativas que tengo acerca del dinero, y muchas de ellas, son las que tú nos compartes “el dinero no cae de los árboles”, esa me la decían mil veces en casa, “hay que esforzarse”, “nadie se hace rico porque sí” dando a entender que ahí había algo sucio, gato encerrado, vamos. Yo no pienso así conscientemente, pero deben estar tan profundas que hacen su efecto porque creo que me saboteo para que no llegue el dinero, no sé, tengo que darle alguna vuelta más a esto.

    Muchas gracias Ana por hacernos reflexionar
    Un abrazo enorme

    • Ana Costa
      Posted at 09:14h, 17 febrero Responder

      ¡Hola, Pilar!

      Muchísimas gracias por haberte acercado a este espacio y compartir 🙂

      Me alegro mucho de que te haya gustado mi artículo.

      Efectivamente, nuestra generación ha crecido con este tipo de mensajes, y eso nos ha marcado muchísimo.

      Por supuesto, nuestras familias no lo hacían conscientemente. Tenía que ver con la situación tan dura que les tocó vivir durante la postguerra y tantos años de penurias y carencias importantes.
      Y eso, se transmite, se contagia y nos termina condicionando muchísimo.

      Como siempre comparto, el primer paso para empezar a cambiar las cosas es darnos cuenta.
      Si tenemos problemas económicos y empezamos a analizar nuestras creencias ocultas detrás de este controvertido tema, seguro que descubrimos muchas de ellas que son tremendamente negativas y nos auto-sabotean, sin que nos demos cuenta de ello.

      Pero, al descubrirlo y darnos cuenta de eso, ya podemos empezar a hacer algo al respecto para cambiarlo.

      Mi intención era poner un poco de luz sobre este tema y aportar mi opinión sobre ello.
      Si he podido contribuir, aunque sea mínimamente, a que podamos mirar un poco más profundamente para darnos cuenta de lo que se oculta detrás de nuestras carencias, ya me siento muy feliz con ello.

      Muchísimas gracias por tu aportación, Pilar. Seguro que ayudará a muchas personas que están pasando por la misma situación 😉

      Y, ya que te has asomado por aquí, aprovecho para felicitarte personalmente por tu maravilloso proyecto. ¡Me encanta!
      Sin duda, aportarás grandes ideas y mucha ilusión a muchas personas. ¡Felicidades! 🙂

      Te mando un abrazo enorme, guapísima

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies